PARQUE NACIONAL LANIN
    Fue creado en al año 1937 con el objeto de resguardar un sector representativo de los bosques andino-patagónicos, con especies como el pehuén, el raulí y el roble pellín, que en la Argentina sólo se encuentran en un área reducida de la cordillera neuquina, enmarcado en un hermoso paisaje de lagos y montañas. Tiene una extensión de 379.000 hectáreas y se encuentra ubicado en el sudoeste de la Provincia de Neuquén.

lineaneg.gif (49 bytes)

ECOREGIONES    Bosque y estepa patagónicos y Altos Andes.


lineaneg.gif (49 bytes)


ASPECTOS DE SU NATURALEZA
    Este Parque toma su nombre del Volcán Lanín, cuyo cono cubierto de nieves permanentes sobrepasa en más de 1.500 metros a los otros picos de la zona, dominando el panorama montañoso desde cualquier ángulo. Su bella geografía alberga además 24 lagos de origen glaciario.

La mitad norte del Parque Nacional Lanín, entre los Lagos Ñorquinco y Huechulafquen, se halla dominada por el pehuén, al que también se encuentra asociado a la lenga y a la caña colihue. El pehuén es una magnífica conífera de tronco columnar, que puede alcanzar los 45 metros de altura, coronado por una copa de forma aparasolada. Las concentraciones más densas aparecen entre los 900 y 1.800 metros sobre el nivel del mar, en sitios húmedos y fríos. Su semilla es aprovechada por numerosos animales y aún hoy sigue siendo un ingrediente importante en la dieta de los mapuches y criollos de la zona.

En los sectores con precipitaciones que superan los 1.500 mm anuales se encuentran muestras de la Selva Valdiviana. Allí el coihue alcanza un espléndido desarrollo. El sotobosque es denso, con predominancia de la caña colihue y arbustos como el michay y el espino negro.

Los bosques de roble pelllín son otra de las formaciones típicas de este Parque, con importantes manifestaciones en los sectores norte y suroeste. Junto a él se encuentra el raulí, un árbol nativo de gran valor forestal.

La fauna del bosque tiene dos aves características: el chucao y el huet-huet. Se trata de pájaros caminadores, frecuentes en los enmarañados matorrales de caña colihue, donde resulta más fácil percibir su canto que poder avistarlos.

Entre las rapaces comunes del área se destacan el halcón peregrino, el águila mora y el aguilucho común.

En los sectores más tupidos del bosque se encuentra el pudú, un pequeño ciervo de cornamenta reducida, con su cuerpo bien adaptado para desplazarse en este ambiente. Junto al huillín, una nutria exclusiva de la Argentina y Chile, son dos de los mamíferos en peligro de extinción que protege este Parque Nacional.

De su avifauna acuática, el componente más pintoresco es el pato de los torrentes. Nadando contra la corriente en arroyos caudalosos, busca larvas de insectos, a las que captura buceando con gran destreza y dando vuelta las piedras con su pico. Otros patos presentes en estos ambientes son el pato zambullidor grande y el pato de anteojos. En los lagos se pueden reconocer aves como el huala, un macá de melancólica voz, los patos crestón y vapor volador, y la gallareta ligas rojas, entre otras.

Entre los peces predominan los salmónidos exóticos sembrados en el pasado con fines deportivos, que han desplazado a peces autóctonos tales como la trucha criolla, el pejerrey patagónico y el puyén.

lineaneg.gif (49 bytes)

ASPECTOS CULTURALES  Parques Nacionales de Argentina No disponible.

lineaneg.gif (49 bytes)


Volver